Ante el final de las cuotas lácteas el próximo 2015, ¿crees que aumentará la producción de leche en Europa y por tanto bajarán los precios pagados al productor?

Si - 70%
No - 20%
Es posible - 10%
NS/NC - 0%

Votos totales: 20

PROGENEXABSTOROVALIANTV

Banner 180-150

Circuito

circuitoDe la granja a la mesa, la leche forma parte de un complejo circuito:

Alimentación animal:

Para obtener una leche de calidad, la vaca ha de alimentarse correctamente con: heno, cereales, leguminosas y otras semillas; otros productos como la pulpa de manzana o cítricos, bagazo de cerveza, semilla de algodón, pulpa de remolacha…etc. Además, el agua es también fundamental en su dieta.

 

Las vacas:

Es muy importante el cuidado y manejo del ganado. Los animales son delicados y por eso necesitan una vida tranquila y relajada dentro de su rutina diaria en la granja. Se han de hacer entre 2 y tres ordeños al día. Los tiempos han cambiado, y en las explotaciones se utiliza una maquinaria muy sofisticada, en algunos cosos utilizan robots de ordeño, que sustituyen el proceso manual que conocemos de toda la vida. Las estancias de la vaca se limpian varias veces al día. La limpieza y la higiene son muy importantes para que las vacas no sufran enfermedades como la mamitis (que afecta a los pezones y hace que la calidad de la leche no sea la adecuada). Las vacas comen, se ordeñan y sobretodo, les gusta descansar cómodamente en una estancia limpia y bien ventilada. Algunas explotaciones, incluso, ponen música clásica en la sala de ordeño para que ellas se relajen. Los veterinarios, la mano derecha de los productores, son los encargados de vigilar regularmente la salud de los animales.

 

Industria transformadora:

La leche es un alimento muy nutritivo, tanto para las personas como para las bacterias. Por ello, con el objetivo de que las bacterias no crezcan en el producto, la leche se ha de tratar térmicamente. Recuerda que cuanto más alto sea el tratamiento térmico, más tiempo se conservará la leche pero más propiedades naturales acostumbra a perder.

 

En el supermercado:

En el momento de la compra es importante leer la etiqueta atentamente, ya que encontraremos toda la información que nos interesa:

  • Denominación de venta del producto (tipo de leche)
  • Lista de ingredientes
  • Cantidad de determinados ingredientes o categorías de ingredientes, así como la información nutricional, si ésta se requiere.
  • Cantidad limpia.
  • Fecha de duración media o fecha de caducidad.
  • Condiciones especiales de conservación y utilización
  • Identificación de la empresa.
  • Lote.
  • Lugar de origen y procedencia, donde podrás averiguar si estás comprando leche española o bien francesa, los grandes competidores de nuestros ganaderos.
  • Código de barras y teléfono de atención al consumidor.

 

En casa:

Una vez en casa, conservamos la leche dependiendo del tratamiento que ha sufrido. En la nevera, la leche pasteurizada entre 8 y 10 días y en la despensa, la UHT y la esterilizada o uperisada, que pueden durar hasta tres meses. Cuando el envase ya está abierto, la leche fresca dura entre dos y tres días en la nevera, mientras que las otras pueden alargarse hasta 6 ó 7 días.

 

OPL, Todos los derechos reservados | Créditos y Aviso Legal